Sígueme en Facebook

viernes, 14 de diciembre de 2012

Diómedes Antonio Olivo Maldonado "Guayubin Olivo" Si los premios al mejor lanzador tuvieran un nombre se llamaran en su honor



Lanzador más completo que ha pasado por la liga invernal de todos los tiempos


Guayubín lanzó en nuestros campeonatos desde 1951 hasta la campaña de 1963-1964, once temporadas, en las cuales se llevó el primer lugar en los siguientes departamentos:
- Más ponches en una temporada (1960-61    160
- Mas victorias de por vida    86
- Más ponches de por vida    742
- Más blanqueadas de por vida    13
- Más Juegos completos de por vida    70
Su efectividad es la segunda mejor de por vida    2.11


Nació el 22 de enero de 1919 en Guayubín,  Montecristi. Formó parte del seleccionado nacional de béisbol que obtuvo la medalla de plata en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1946, evento que se celebró en la ciudad de Barranquilla, Colombia. Jugó como refuerzo en Puerto Rico, México y Colombia. El 28 de septiembre de 1947 jugó de forma breve con el equipo de los Leones del Escogido y logró un juego sin hit ni carreras ante los Tigres del Licey.

En 1951 durante el inicio del béisbol profesional dominicano jugó para el equipo de los Tigres del Licey y demostró sus excepcionales condiciones de lanzador zurdo. En 1951 y 1952 logró récord con 10 juegos ganados y cinco perdidos en cada una de las temporadas. En ambas ocasiones fue líder de efectividad con 1.90 y 1.33 respectivamente. El 29 de mayo de 1954 lanzó un partido sin hit ni carreras frente a los Leones de Escogido.

En la temporada de 1957 logró el récord de 10 juegos ganados y cuatro perdidos, con una efectividad de 1.84. Sus actuaciones en el béisbol invernal dominicano lo llevaron a firmar con la organización de los Piratas de Pittsburgh a los 40 años de edad. Un año después debutó en el béisbol de Grandes Ligas con la organización de los Piratas, con la que jugó durante las tres campañas siguientes.

En su primer año en las mayores no tuvo decisión en cuatro presentaciones, pero en 1962 logró cinco triunfos y una derrota, con una efectividad de 2.77. En 1963 pasó a los Cardenales de San Luis. En la temporada de 1961 del béisbol dominicano logró establecer el récord de 160 ponches en tan solo 142 entradas lanzadas.
Su última participación en el béisbol dominicano fue en la temporada de 1964 con 45 años de edad El 13 de febrero de 1964, hace hoy 48 años, La Montaña Noroestana, Diómedes Antonio Olivo (Guayubín) se retiró como lanzador activo del béisbol dominicano.

Guayubín, el Cy Young del pitcheo en la pelota nuestra, con su número 9 en la espalda, subió por última vez a la colina de los sustos del estadio Quisqueya, dejando registros imposibles de romper, como son las 86 victorias de por vida, blanqueadas 13, juegos completos 70 y ponches 742.

En 1963-64, Guayubín se fue por la puerta grande con 9 victorias, 3 derrotas, 2.37 de efectividad, en 14 juegos iniciados, de los cuales completó seis.
Anecdota (BR)
Revisando los 13 de febrero en la carrera de Guayubín, en 1959 en la serie final del campeonato 58-59 le tocó lanzar en rol de relevo en un partido ganado por los Leones del Escogido 4-2 producto de un jonrón de Felipe Rojas Alou en el quinto episodio. El Licey había empatado el juego a dos carreras ante los envíos de Fred Kipp, con un hit de oro de Patico Ramírez. En ese partido Guayubín Olivo relevó en el noveno y Juan Marichal lo hizo en el mismo episodio por el Esccogido.

Ese juego tuvo un matiz histórico, ya que antes del juego, si los Leones perdían quedaban eliminados, el teniente general J. Arismendy Trujillo Molina (Petán), fundador del Palacio Radiotelevisor La Voz Dominicana, reunió en la colina central a Guayubín Olivo y Felipe Rojas Alou para que se dieran un abrazo. Ambos jugadores se fueron a los puños en el segundo juego de la serie final. Petán, al dirigirse a Olivo y Rojas Alou, les dijo: "Esto es una demostración de que en sus pechos de atletas ejemplares no hay resentimientos por el incidente acaecido".

El Licey ganó la corona a la distancia de 9 juegos (5-4) para la dirigencia de Joe Schultz. El récord de Olivo fue de 4-2, 2.12 de efectividad en 21 juegos lanzados, 5 de ellos como abridor.

Olivo en 1964 tenía contrato con los Cardenales de San Luis, pero no hizo el equipo grande, terminando su carrera en las Mayores con 5-6, 3.10 de efectividad con en dos campañas con Pittsburgh y San Luis.
Tiene el récord de juegos ganados en la Liga Dominicana con 86, mejor promedio de ganados y perdidos con .652, juegos completos con 70, ponches propinados por vida (742) y en una temporada 160. Su efectividad por vida es 2.11 en 1,166.1 entradas lanzadas, superado sólo por el inmortal Juan Marichal (1.87 en 557.1 actos).

Fue el primero en lanzar juego sin hit ni carrera en la Liga de hecho lanzo tres. Arribó tarde a las Grandes Ligas -por motivos de la barrera racial- pasados los 40 años de edad, lo cual demuestra el gran talento que lo acompañó y lo inmenso de sus actuaciones en todos los circuitos en que lanzó. que lo convirtió en una de las leyendas del béisbol profesional nacional y especialmente con el equipo de los Tigres del Licey que lo bautiza con el mote de montaña nordestana. En 1973 fue exaltado al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano. En 2006, Los Tigres del Licey designaron su dugout con su nombre y develizaron una tarja en un acto donde se hizo el lanzamiento de un libro que reseña su labor en el béisbol. Murió el 15 de febrero de 1977, en Santo Domingo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario