Sígueme en Facebook

lunes, 4 de mayo de 2015

Yolanda Gúzman (La coronela), activista antitrujillista y mártir de la guerra del 1965

Nació el 8 de julio de 1943, en Bomba de Jaiba, San Pedro de Macorís, sus padres fueron Carlos Maria Paulino Fernández y Beatriz Gúzman.

En 1944, Fue dejada al cuidado de sus abuelos Enemencio Guzmán Luna y María Jacinta Bautista en lo que su madre fue a trabajar en la capital pero en 1946 fue llevada por su madre a la capital,
Estudió en la escuela Julia Molina y el el liceo México.

Al enterarse de la muerte de las Hermanas Mirabal, Yolanda indignada le dijo a su hermana Florencia me voy a dedicar a la revolución, tenemos que liberarnos del régimen. Cuando el PRD llegó al país el 5 de julio de 1961, Yolanda fue de las primera en inscribirse en el conde 13. desde entonces fue una activista y militante. 

Conoció a José Francisco Peña Gómez con quien se juramentó en los comités de Gualey y Las Cañitas.

En 1962 casó con Rafael Andrés García y procrearon una niña, Ruth Elizabeth, que murió a los siete meses de nacida. El esposo, quien trabajó como Inspector de la Presidencia en el gobierno de Juan Bosch, falleció de un ataque cardíaco el doce de septiembre de 1963. el cual la dejó viuda desde muy joven.

Participó en la marcha de mujeres vestidas de negro protestando por el derrocamiento de Juan Bocsh, visitaba frecuentemente las cárceles, ayudaba a las madres solteras a conseguir máquinas de cocer, leche y pan para sus hijos

Cuando Peña Gómez llamó al pueblo a lanzarse a las calles ella fue de las primera en tomar papel en la gesta revolucionaria de abril de 1965.
Su muerte 

El 2 de mayo de 1965, mientras Francisco Alberto Caamaño se juramentaba como presidente constitucionalista.

 Yolanda Gúzman mientras alentaba a los pobladores a tirarse a las calles contra las fuerzas de intervención, venía de regreso, en un jeep junto a Luis Reyes Acosta, José María Reyes Araujo, Rafael García Vásquez, Mario Taveras y su hermano Narciso, que sobrevivió, fueron interceptados en la esquina Marcos Adón con Pedro Livio Cedeño, por el CEFA. De ahí los llevaron a Transportación y luego a Mata Redonda, donde fueron fusilados. Trataron de sacar los cadáveres, aseguran, “pero a todas las ambulancias que se acercaban le disparan y los pobladores los enterraron a flor de tierra hasta que una comisión de la OEA los desenterró y los llevó a la morgue del hospital Gautier.

A los 2 mese su madre fue notificada para que fuera a reconocer a su hija. Doña Beatriz, sobrecogida aún por el impacto, acota: “Yo pensaba que iba a verla igualita y lo que encontré fueron sus huesos pelados, ni se le veían los cabellos. La velaron en la calle 16 de Agosto número 6, donde vivía el comandante constitucionalista Silvio Arzeno, y después una muchedumbre vestida de negro la enterró en el cementerio de la avenida Independencia”.

Su madre Beatriz Gúzman murió el 4 de febrero de 2013

Tomado de Ángela Peña de Hoy.com.do

1 comentario:

  1. Cu{anto duele saber que mujeres de la talla de Yolanda Guzmán -La coronela- han sido poco exaltada en os altares de la patria Pero los pueblos nunca se olvidan de sus héroes, porque son su historia, son parte del pueblo y nadie puede desarraigarlos del amor popular.

    ResponderEliminar