Sígueme en Facebook

martes, 3 de noviembre de 2009

Emilio Prud’Homme


Autor y compositor de las letras del Himno Nacional dominicano. Es considerado unos de los grandes aportadores de la identidad nacional dominicana y colaborador de los valores patrios y morales de República Dominicana.


Biografia

Emilio Prud'Homme nació en la ciudad de Puerto Plata, (apodada la novia del atlántico), el 21 de julio de 1856. Se destacó en el magisterio, actividad a la que dedicó prácticamente su vida. Fue un gran colaborador y discípulo de Eugenio María de Hostos. Trabajó en la escuela "Perseverancia de Azua" y también en el "Liceo Dominicano" y fue director en 1892 de la "Escuela Normal", fundada por Eugenio Ma. de Hostos en 1880.
Prud'Homme fue diputado en el Congreso Nacional Dominicano y también Secretario de Justicia e Instrucción Pública durante el gobierno de Francisco Henríquez y Carvajal (31 de julio de 1916 - 29 de noviembre de 1916). Prud'Homme se opuso rotundamente a la Intervención Militar Norteamericana de 1916-1924. Como consecuencia de esto Prud'Homme tuvo que abandonar por un largo tiempo el magisterio y entonces se dedicó a ejercer la carrera de abogado.
La mayoría de sus obras literarias estuvo dirigida a la exaltación de los valores patrióticos, el respeto y amor a la soberanía y la defensa de la Independencia Nacional.
Su obra maestra, con la cual ha sido reconocido como uno de los grandes ilustres compositores dominicanos[cita requerida] ha sido la letra del himno nacional,

Autor de las estrofas de nuestro Himno Nacional a las que puso música el maestro José Reyes y que fuera estrenado el 17 de agosto de 1883 en un acto celebrado por la Prensa Nacional en los salones de la Logia «Esperanza». Muchos sinsabores pasó Prud’homme por las acerbas, aunque a veces justificadas, críticas que doctos intelectuales hicieron a los versos del Himno reprochándole omisiones y conceptos de contenido histórico y hasta gramaticales, ya que todos parecieron sentirse con derecho a emitir su opinión al tratarse de un texto de esa naturaleza. En 1897 el poeta accedió a modificar, como concesión a estas inquietudes, el texto original de 1883. El canto épico de Reyes y Prud’homme tiene que esperar hasta el 22 de mayo de 1934 para ser proclamado como Himno Nacional oficial de la República Dominicana.

Además Prud’homme realiza una variada producción en verso y prosa, recogida en dos tomos por su hija Ana Emilia en Mi libro azul. Tal vez no fue un poeta de gran inspiración, pero su «diáfana pureza moral» (como dijera de él Max Henríquez Ureña) dio un tono de dignidad y altura a todo lo que produjo. Entre sus poemas sobresale «El sepulturero», cuadro estremecedor extraído de la realidad y que tiene una atmósfera lúgubre, a la manera de Bécquer.
Aunque su profesión fue la de abogado, se dedicó principalmente al magisterio. Colaboró con Eugenio María de Hostos y fundó en Azua la Escuela Perseverancia. Nació en Puerto Plata, el 20 de agosto de 1856 y murió en Santo Domingo, el 21 de julio de 1932. s

Obras escritas por Emilio Prud'Homme

  • El 16 de agosto.
  • A la juventud dominicana.
  • A mi Patria.
  • Déjame soñar.
  • Mi tierra mia.
  • Himno Nacional Dominicano.
  • Gloria a la idea.
  • Contra hibridismo.
  • A Bolívar.
  • Canto a América.



Letras del Himno nacional de la República Dominicana


Quisqueyanos valientes, alcemos
Nuestro canto con viva emoción,
Y del mundo a la faz ostentemos
Nuestro invicto, glorioso pendón.
iSalve! el pueblo que, intrépido y fuerte.
A la guerra a morir se lanzó,
Cuando en bélico reto de muerte
Sus cadenas de esclavo rompió.
Ningún pueblo ser libre merece
Si es esclavo, indolente y servil;
Si en su pecho la llama no crece
Que templó el heroísmo viril.
Mas Quisqueya la indómita y brava
Siempre altiva la frente alzará;
Que si fuere mil veces esclava
Otras tantas ser libre sabrá.
Que si dolo y ardid la expusieron
de un intruso señor al desdén,
a Las Carreras ! a Beller!... campos fueron
que cubiertos de gloria se ven.
Que en la cima de heroíco baluarte,
de los libres el verbo encarnó,
donde el genio de Sánchez y Duarte
a ser libre
o morir enseñó.
Y si pudo inconsulto caudillo
de esas glorias el brillo empañar,
de la guerra se vió en Capotillo
la bandera de fuego ondear.
Y el incendio que atónito deja
de Castilla al soberbio león,
de las playas gloriosas le aleja
donde flota el cruzado pendón.
Compatriotas, mostremos erguida
nuestra frente, orgullosos de hoy más;
que Quisqueya será destruida
pero sierva de nuevo, jamás.
Que es santuario de amor cada pecho
do la patria se siente vivir;
Y es su escudo invencible, el derecho;
Y es su lema: ser libre o morir.
Libertad que aún se yergue serena
La victoria en su carro triunfal.
Y el clarín de la guerra aún resuena
Pregonando su gloria inmortal.
¡Libertad! Que los ecos se agiten
Mientras llenos de noble ansiedad
Nuestros campos de gloria repiten
¡Libertad! ¡Libertad! ¡Libertad!

Letra: Emilio Prud'Homme




1 comentario:

  1. bueno esa biografia esta muy bn por k el no era igual k trujillo

    ResponderEliminar