Sígueme en Facebook

miércoles, 29 de marzo de 2017

Gregorio García Castro "Goyito" martir del periodismo



Nació el 17 de noviembre de 1936, en la Sección de Pontón, sus padres  fueron Israel García y Ana Dolores Castro, personas de escasos recursos económicos. Desde muy joven se inclinó al periodismo y trabajó como reportero para los diarios "La Información", de Santiago y en Santo Domingo para "La Nación" y "El Caribe."

A finales del régimen de Rafael Leonidas Trujillo Molina fue Diputado al Congreso Nacional y llegó a dirigir la emisora gubernamental conocida como "Radio Caribe". Tras el golpe militar que derrocó el gobierno constitucional del Profesor Juan Bosch Gaviño en septiembre de 1963, fue deportado del país por sus actividades de oposición al régimen del Triunvirato que surgió después de consumado el desdichado evento. Se trasladó a Puerto Rico donde desempeño una serie de ocupaciones entre las que se encontraron las de mozo de limpieza, jornalero de la construcción, empleado en una gasolinera y camarógrafo.

El Doctor   Joaquín Balaguer lo designa en 1964 como su representante político en Puerto Rico y realiza una intensa labor proselitista en favor del líder del Partido Reformista. Sus labores reformistas se intensifican y en 1966 pone al servicio de Balaguer sus conocimientos publicitarios para la realización de la campaña electoral que lo llevó a la presidencia de la República. Más adelante trabajaría en la oficina de Relaciones Públicas de la Secretaría de Estado de Agricultura, hasta que pasa a formar parte del personal del periódico vespertino "Última Hora". Fue nombrado Jefe de Redacción en ese diario, donde escribía una columna titulada "En un tris", caracterizada por francos análisis políticos.

Se opone a la reelección del Doctor Balaguer, criticando agriamente al Gobierno tanto en su columna como en su programa televisado y censura severamente los operativos policiales de agresión a militantes izquierdistas, en los cuales muchos perdieron la vida en el año 1970. Denunció valientemente las viles actividades de un grupo derechista llamado Frente Democrático Antiterrorista Anticomunista, mejor conocido como "La Banda". Y comienza a ser amenazado de muerte, según él mismo le participa a colegas y amigos.
Goyito tenía suficientes méritos para ganarse la persecución de los duros del balaguerismo. No atendió las advertencias de muerte porque creía que pesaría su antigua amistad con Balaguer, a quien  ayudó a fundar el Partido Reformista en Nueva York en 1964. Aunque él había buscado distancia política tras la salida de Ultima Hora en 1970, criticando los crímenes y la represión del régimen, en especial al grupo terrorista parapolicial La Banda, cuya paternidad se atribuyó al grupo militar que encabezaba el general Enrique Pérez y Pérez.

En sus últimos años Goyito militó en la defensa de los derechos de asesinados, perseguidos, presos o exiliados. Como mantuvo la amistad con el general Nivar Seijas, cabeza del otro grupo que se disputaba la hegemonía policíaco-militar del régimen, pudo haber sido víctima de esa lucha de poderes. Balaguer designaría precisamente  a Nivar como jefe de la Policía para que investigara el asesinato de Goyito.

  García Castro hizo “suficientes méritos” para generar animadversión, incluyendo la personalización del liderazgo de los grupos más radicales de la represión. Sólo hay que revisar sus últimas seis columnas “En un Tris”, hasta la del día de su muerte, para encontrar más méritos que el de haber publicado un relato de un hecho que ya era  historia y no entrañaba peligro, dos semanas después de muerto Caamaño y liquidado su proyecto.

Y dejo constancia de que Goyito fue un extraordinario periodista, sensible, solidario y valiente en la defensa de principios, un incansable trabajador, amable con todos. Disfrutábamos de su compañía. A mí me protegió siempre, aconsejándome y, a veces, quitando mi nombre de trabajos que creía peligrosos para mi seguridad.-    

Ultima semana de “En un Tris”, la columna de Gregorio García Castro

21 de marzo: Denuncia la represión de los presos políticos en La Victoria, los estima sobre  400. Recuerda la gestión policial del general Pérez y Pérez y la “debilidad congénita” del gobierno que vulnera los procedimientos judiciales.

22 de marzo: Defiende a Juan Bosch al insistir en la persecución política del régimen. Escribe que “Gobiernos como los que encabeza el doctor Balaguer … jamás desertarán, así sea al precio de enlagunar en sangre al pueblo”.

24  de marzo: Versa sobre las persecuciones políticas de la Policía y de la Fiscalía del DN, que “se ponen a maquinar cosas” contra quienes denuncian aberraciones que “llevarán al Gobierno a su desarticulación”.

26 de marzo: Critica la represión policial contra la CGT, identificando a varios de sus dirigentes presos, y señala que persiguen a muerte a su secretario general Francisco Santos.

27 de marzo: Sostiene que en el Gobierno hay interés en aumentar la represión por temor a caerse y que el grupo político balaguerista  sabe que no le sobrevivirá al caudillo: “Cuando el Dr. Balaguer quede fuera de la vida pública, producirá un montón de muertos civiles”.

28 de marzo, el día final: Denuncia la persecución contra el PRD, se refiere a la consigna de Bosch de llevar el gobierno a su legalidad, pero lo cita diciendo que Balaguer “es una naturaleza política violenta… y pierde su tiempo todo el que piense que puede hacerlo cambiar de rumbo”. Termina vaticinando una avalancha contra el régimen.-  

La noche del 28 de marzo de 1973, a las 9:20, fue asesinado a tiros en la Calle de Las Mercedes casi esquina José Reyes en Santo Domingo. Acababa de salir del local del diario "Última Hora", donde cumplía con sus labores como Jefe de Redacción. por tres hombres armados que lo atacaron cuando llegó, al parecer bajo engaño, a la calle Mercedes casi esquina 19 de marzo, cerca de donde estaban las instalaciones del desaparecido diario vespertino Ultima Hora.

Como autores materiales del crimen fueron presentados por la Policía Nacional, el teniente Juan María Arias Sánchez, el cabo Milton de la Cruz Lemus y el raso Rafael Pérez Pereyra, todos adscritos al Servicio Secreto de esa institución..
.
Goyito, como también era conocido mi inolvidable y valiente progenitor, fue un comunicador que se entregó desde muy joven al periodismo serio y veraz, destacándose en la prensa escrita, radial y televisada, rompiendo los récords de audiencia que en cada medio se recuerde en el tiempo que le tocó realizar tan vibrante ejercicio.

Brillante, combativo, aguerrido, incisivo, agudo son algunos adjetivos que se le atribuyen en las páginas de opinión o en las referencias bibliográficas que ya sobrepasaron 100 libros dominicanos y algunos extranjeros, mencionando algún trabajo periodístico (artículo, reportaje, opinión, etc.) o simplemente una actuación en la vida pública de su ejercido de 22 años en la comunicación social.

Un crimen de Estado ejecutado por tres sicarios o matones de la Policía Nacional durante uno de los mayores períodos sangrientos de la historia del país, el régimen del doctor Joaquín Balaguer, hecho ocurrido a días del desembarco guerrillero del presidente Coronel Caamaño Deñó (para derrocar a ese gobierno de oprobio) y a meses de los crímenes de La Banda, agrupación paramilitar ampliamente denunciada y desenmascarada por Goyito y Julio César Martínez, principalmente, de cuyo gobierno partió la orden de su asesinato, como admitió el propio doctor Balaguer en sus Memorias de un Cortesano de la Era de Trujillo, cuando afirma que una de las mayores frustraciones que me llevaré a la tumba es la de morir sin haber podido saber a ciencia cierta el nombre del funcionario, militar o civil, que impartió la orden para que tres desalmados le arrebataran inicuamente la vida. (Pág. 292).

Los tres desalmados acusados por la propia Policía Nacional: Juan María Arias Sánchez, Milton de la Cruz Lemos y José Rafael Pérez Pereyra, estos dos últimos andan como si nada por las calles por una sentencia clandestina del 20/10/1980, la cual se emitió sin constituir un tribunal, sin juicio oral público y contradictorio y sin notificar a las partes. (Arias Sánchez murió en la cárcel acusado de otros crímenes).
El expresidente Joaquín Balaguer en su obra Las Memorias de Un Cortesano, dice que nunca pudo establecer por qué motivo y quiénes fueron los autores intelectuales del asesinato.

En Cambio Goyito uno de los fundadores del Partido Acción Social, el movimiento político de cuyo seno surgió más tarde el partido que sustentó la candidatura presidencial de Balaguer en 1966. Era un agudo periodista que multiplicaba el tiempo para trabajar en la radio, la televisión y la prensa escrita,  escribía una de las columnas más leídas del diarismo nacional: “En un tris…”.

Goyito se opuso a la reelección de Joaquín Balaguer e hizo siempre fuertes críticas al gobierno en su columna diaria y condenó los asesinatos de Otto Morales, Homero Hernández, Amín Abel Hasbún, Guido Gil Díaz, Andrés Ramos Peguero y Maximiliano Gómez Horacio –El Moreno–, entre otros izquierdistas opositores a Balaguer.
Tomado de:
http://www.mi-rd.com/Interes/Historia/Gregorio_Garcia_Castro.html
http://acento.com.do/2016/politica/8337006-a-goyito-garcia-castro-lo-matan-por-combatir-crimenes-politicos-analisis-de-juan-bolivar-diaz/
http://eldia.com.do/a-43-anos-del-asesinato-de-gregorio-garcia-castro-goyito/

domingo, 26 de marzo de 2017

Francisco Antonio Lora Cabrera (Ñico Lora)

Nació en Maizal, Santiago, Hijo de inmigrantes españoles, su padre fue Narciso Lora y su madre Simencia Cabrera. Creció en la comunidad de Villa Bisonó en Navarrete donde aprendió el arte de tocar el acordeón a los diez años de edad. Sin educación musical se destacó como instrumentista y compositor.

En los Candelones, de la Líneas Noroeste, precisamente tal como lo dice la historia de de la Música típica, en tiempos de inestabilidad Política, revoluciones, montoneras y de lucha entre caudillos. Ya teníamos un hombre que se encargaba de dar alegría con su Acordeón. Se le tilda de ser el revolucionador anónimo del merengue perico-ripiao del Cibao. Su versatilidad en el toque de acordeón lo llevó a la gloria, no solamente tocando merengue, además interpretaba fox-trop-one step, ritmo traído por los marines norte-americano durante la ocupación militar del mil novecientos diez y seis ( 1916 ) además tocaba polkas, pambiche, mazurca, entre otros ritmos.
Ñico Lora, tenía la gran habilidad de la composición y la gracia, así lo demuestran sus merengues dedicados a toda clase de situación social, cultural, mágico-religiosa y de la vida cotidiana.
Sus merengues: ¨San Antonio¨. ¨San Francisco, La Corrida de Santa Ana, La Invasión del 16, Los Suarez, Los Angeles del cielo, Los Chavez, El tiro de gracia, Biencito Gómez, La Protesta, Me monté en un carro Ford, El Cometa Harlee. Desiderio Arias, Loreta, última moda, San Antonio, El sitio de los come burros, Mapemba, La Viruela, Hatillo palma, Las Mujeres de Juan Gómez, El Telefonema, y Con el alma, son una representación de la incalculable cantidad de composiciones suyas. Para 1930 el Tirano Trujillo lo utiliza en una gira de merengue por todo el territorio Dominicano. Conjuntamente con otros maestros acordionistas como Toño Abreu, Monguita Peralta esto ocurrió en momentos de la peligrosa campaña electoral de esos años.

Revolucionó el merengue perico ripiao del Cibao. También interpretó foxtrop one step, ritmo traído por los marines norteamericanos durante la ocupación militar de 1916, así como polkas, pambiche y mazurca. Tuvo 4 acordeones que utilizó según el tipo de fiesta, las cuales se caracterizaban por su larga duración. Llegó a tocar con tal continuidad en estas fiestas que rompía muchas de las sillas en que se sentaba.
Francisco Antonio Lora Cabrera (Ñico) tuvo dos matrimonios, el primero con Ana Felicia Tavarez , con quien procreó tres hijos, entre ellos Antonio Lora, quien le acompañó por largo tiempo tocando el saxofón. Luego casó con Claudia de Jesús Brito, con la que tuvo cinco hijos, a saber: Marta Lora, Talquino, Lito, Pablito y Brito Lora.

Murió el 10 de abril de 1971 a la edad de 91 años,  en Navarrete, lugar en el cual fue construida la Plaza de la Cultura Ñico Lora como homenaje a sus contribuciones al desarrollo de la música popular dominicana.

Tomado de:
http://somosdominicanos.com.do/biografias/2016/05/07/francisco-antonio-lora-cabrera-nico/
http://hoy.com.do/inauguraran-un-mural-en-honor-al-musico-nico-lora/
https://es.wikipedia.org/wiki/%C3%91ico_Lora
https://www.facebook.com/LaHistoriaDelMerengueTipico/posts/426222854121841

Julio Cesar Matías Ramírez "Pololo"





Matías nació el 19 mayo de 1934, en Jarabacoa, provincia La Vega; hijo de Rafael Matías y Arcalinda Ramírez.
A principios de 1950 trabajó como locutor y estudió arte dramático en la Escuela de Bellas Artes. Más tarde, se recibió como agrimensor, profesión a la que se dedicó por varios años.

En 1958, entró a trabajar en La Voz Dominicana, interpretando a “Felipito”, una suerte de joven campesino que encarnaba ingeniosamente al elemento típico rural dominicano. Años más tarde, evolucionaría hacia el papel de “Pololo”, personaje con cuyo nombre también se le recuerda, y que representó al icono del campesino despierto que emigra a la zonas urbanas.
fue un humorista y actor dominicano considerado uno de los pioneros dentro del humor en la televisión dominicana. Pertenece a la denominada "Época de Oro del Humor Dominicano". Conocido como "El poeta", era frecuente el uso de la declamación en su estilo para hacer humor.
Se casó con Ligelia Ruiz Guigni el 24 de marzo 1956 de ese matrimonio sus hijos son: Julio César, Eddie, Kenia, Aimeé y Dante. Enviudó, y más tarde se casó con Damaris Polanco, madre de sus dos hijos más pequeños: Julissa Aimeé y César Augusto

Desde fines de los cincuenta, Matías mantuvo una labor ininterrumpida como actor hasta que lo sorprendió la muerte. Durante esa larga trayectoria en la televisión, laboró en los programas “Cosas de mi tierra”, “Cecilia y Solano”, “El Show del mediodía” “El calientísimo del 9”, “La familia Sinforosa” y el“El show del 4” .

Unos de sus primeras interpretaciones fue la del personaje “Felipito”, un muchacho rural ataviado con pantalones “saltacharcos” “arremangados” y  sombrerito de cana, que hablaba con la i del cibaeño para 1958 en La Voz Dominicana.

En su trayectoria como actor de la risa trabajó en los programas, en “Cosas de mi tierra”, “Cecilia y Solano”, “El calientísimo del 9”, “La familia Sinforosa”, “El show del 4”, en los que fue creador de palabras y frases que adoptaron sus seguidores, como “Báciga”,  “Ah, no, yo no sé no”; “¿A quién?”; “¿Y e’ fácil?”, entre otras.

También trabajó en la película  “Caña Brava”, con Javier Solís, y fue famoso en la radionovela “Kazán el cazador, Amo de la selva”, del escritor de aventuras cubano Armando Couto, autor también de “Los tres Villalobos”.

Asimismo, fue “Mi loco”, “Don Tavitín”, “Sinforoso”, “Manolito”, el coronel Talleyrand (con Napoleón Bonaparte representado por Freddy Beras) y muchos otros del pueblo para “La esquina imaginaria” de “El Show del Mediodía”.

El sobresaliente actor es recordado por tres calles a su memoria que están en los barrios “Francisco del Rosario Sánchez”, “Villa Carmen” y “Los Frailes”.

Julio Cesar Matías falleció debido a un accidente cardiovascular el 30 de diciembre de 1986, pero siempre vivirá en la risa de cada dominicano.
Tomado de:
https://es.wikipedia.org/wiki/Julio_C%C3%A9sar_Mat%C3%ADas
http://noticiassin.com/2011/12/se-conmemoran-25-anos-del-fallecimiento-del-humorista-pololo/

domingo, 19 de marzo de 2017

Olga Lara



Olga Francia Elena Lara D'Soto, el nombre completo de Olga Lara, na­ció el 16 de septiembre de 1953, en la ciudad de Azua de Compostela. Hija de el señor Elpidio Lara y de la señora Estela D'Soto Ortiz.  Se inició en las actividades musicales en su ciudad natal con la profesora Doña Con­sue­lo Gonzalez Vda. González, estudiando solfeo y piano. También estudió guitarra con la Hermana Rosalia, del Colegio de Monjas Carmelitas, en Azua. Sus primeros es­tu­dios los realizó en el Colegio de Monjas San José.

En el año 1977 se gradúa con honores de Se­cre­taria Ejecutiva Bilingue, en el Instututo Cul­tu­ral Domínico Americano, y ejerce esa profesión durante varios años en ins­ti­tu­ciones bancarias y financieras. También fue profesora de inglés en el Colegio Calazans.

Se inicia en la carrera artística en 1979, descubierta por el periodista de arte Frank Natera, y avalada y estimulada por el maestro Bien­ve­nido Bustamante y el productor de Televisión Yaqui Núñez del Risco. Su primera producción musical incluye “Caballero” (de su propia au­to­ria), “Te quiero mucho todavía”, “Me tiene sin cuidado”, “Hombre de Mun­do”, “Cuando llegue mi invierno”, “Nadie jamás”, “Sé” y otras más que integran su primer disco de Larga Duración (LP)

Posteriormente, escribe la canción “No te creas”, premiada con el re­co­no­ci­mien­to “El Disco del Año”, como la balada del año 1984. En ese mismo año, «Mi vida» fue galardonada como «Merengue del Año» por los Premios El Dorado.

Otras de sus canciones son: “Díme de una vez”, “Vete y no vuelvas más”, “No sigas mintiendo”, “Te vengo a buscar”, “Hasta hoy”, “Mañana”, “Campesina”, “Marinero”.

Olga Lara no sólo escribe canciones en baladas, sino también merengues: “Mi vida”, “Mala amiga”, entre otros.

“Mis composiciones son un intento de comunicacion con el publico,” expresa Olga Lara, “y de sintetizar sus propios sentimientos y algunas vi­ven­cias de personas que he conocido.” “El acto de crear,” cree, “es parte de su realizacion espiritual como ser humano.” Y tiene como criterio de afir­ma­ción de sus temas, la gran aceptación del público hacia ellos.

En su carrera artística como cantante po­pu­lar y compositora, obtuvo la «Re­ve­la­ción del Año», en 1980; también es reconocida co­mo cantante y compositora, por los Pre­mios El Dorado. En 1982, fue pro­cla­mada «Cantante Popular del Año», lo que más tarde la catapulta con el seu­dó­ni­mo «La Po­pu­la­rí­si­ma». En 1983, junto a Cheo Zoriilla y Leonor Por­ce­lla de Brea, fue nominada como compositora del año, por sus canciones, “A­pren­de­ré”, “Te quiero mucho todavía” y “Me estoy muriendo”. En 1984, ob­tu­vo el premio El Dorado, como «Cantante Popular del Año», re­co­no­ci­mien­to que le fue otorgado también en 1987.

Es de las contadas cantantes populares que ha logrado presentarse en el más prestigioso Teatro Nacional—la meca de la consagración de los artistas nacionales. Como compositora y cantante se ha pro­yec­ta­do internacionalmente y figura co­mo una de las artistas dominicanas que han formado parte del cotizado catálogo de casas disqueras como CBS y SONY.

La «Recopilación de la Música Popular Do­mi­ni­cana» publica sus canciones a piano: “Cuan­do llegue mi invierno”, “Hombre de Mun­do”, “Mi Vida”.

En 1993 presenta su nueva produccion dis­co­gráfica «La revancha» con las canciones “La Revancha”, “No te vayas”, “Dame tu amor”, “Que otra se muera por ti”, “Amor a escondidas”, entre otros.

En 1995 se presenta, por segunda vez, en la magestuosa sala Prin­ci­pal del Teatro Nacional con el espectaculo “Cristal”, galardonado por ACROARTE con el premio Casandra como «Espectaculo del Año».

Aunque Olga Lara ha estado, en los últimos años, alejada de los grandes escenarios y dedica más tiempo a su familia, ha seguido componiendo canciones, y hasta tiene una producción a la que llamará “Cosas del Campo”, que espera algún día darla a conocer.

La artista que llevaba 15 de ellos sin presentarse públicamente en escenarios masivos, dice sentirse feliz porque se ha dedicado a la Psicología, especialidad que estudió y en la cual se desempeña cotidianamente. "No he dejado de cantar. Siempre llevo mi guitarra y canto, como parte de la terapia a los niños que atiendo", expresó quien en la década del 80 y 90 llenara grandes escenarios junto a su "eterna" contrincante, Vickiana.
El 18 de enero de 2014, fallece  la madre de Olga Lara,  la señora educadora Estela D’ Soto

Desea, también, regrabar sus primeros temas (con nueva orquestación y tecnología), terminar su libro de anécdotas “Algo más de mí” y hacer un especial de televisión.
Tomado de: http://www.olgalara.com/biografia.html

viernes, 10 de marzo de 2017

Luis Kalaff





Luis Kalaff Pérez, nació el 11 de octubre de 1916, en Pimentel, provincia Duarte en República Dominicana, hijo del comerciante de origen libanés, Juan Kalaff y de Bernavelina Pérez (dominicana). Kalaff es considerado como uno de los más prolíficos y versátiles compositores dominicanos, que ha incursionado con éxito en diversos géneros populares (merengue, mangulina, salve, carabiné, bolero), manteniendo una extraordinaria vigencia en la autoría y en la interpretación de su música, que ha llevado como verdadero trotamundos por los más apartados confines del planeta.
Es el autor del bolero Aunque me cueste la vida y el merengue La Empalizá.
Formó el trío Alegres Dominicanos, junto al también compositor Bienvenido Brens y a Pablo Molina, que se dedicó al rescate y difusión del folklore en las décadas del 40 y 50, vinculándose a La Voz del Yuna-Voz Dominicana y a las actividades culturales que promovía el poeta Héctor J. Díaz desde el Partido Dominicano. Una suerte de mentor intelectual del grupo y de una cuarta figura que tenía su propio trío en esa empresa, el compositor Armando Cabrera (Tú me haces falta, Veneno).

Su primera guitarra la construyó él mismo, a la edad de catorce años, cuando se inició en el oficio de carpintero. Luis Kalaff Pérez la encontró en una calle, la remendó, comenzó a tocarla y desde entonces, fue su más fiel compañera.
Algunas de sus canciones
«Acuérdate de mí» (popularizada por Armando Vega y su trío).
«Amor sin esperanza» (popularizada por Celio González).
«Amor sin esperanza» (popularizada por Julio Jaramillo).
«El que me robó tu amor» (popularizada por Carlos Pizarro).
«Estoy a tu orden» (popularizada por Antonio Ríos).
«La empalizá» (merengue popularizado por varias orquestas y conjuntos dominicanos).
«La tuerca» (merengue popularizado por Fernando Villalona).
«Cuando yo me muera» (merengue popularizado por Joseíto Mateo y Johnny Ventura).
«La mina» (merengue, Dioni Fernández y su orquesta).
«El colorao» (merengue, Dioni Fernández y su orquesta).
«Aunque me cueste la vida» (bolero, Alberto Beltrán y la Sonora Matancera)
«Aunque me cueste la vida» (bolero, Pedro Infante
"Corazón de Acero" José Feliciano
"Cuando Vuelvas conmigo" Alberto Beltrán

Cuentan que el arreglo de la canción Aunque me cueste la vida, que ha recorrió  el mundo en las voces más cotizadas, costó dos pesos con 50 centavos a Kalaff, que apeló a los servicios del no menos famoso músico  Radhamés Reyes Alfau, quien no imaginó que la canción alcanzaría tal popularidad.
Aunque me cueste la vida fue grabado originalmente por Alberto Beltrán con la Sonora Matancera en 1954, y es considerado uno de los mayores hits en la historia de ese conjunto cubano, que tuvo entre sus cantantes a Leo Marini, que también grabó esa composición, Bienvenido Granda, Nelson Pinedo, Carlos Argentino, Daniel Santos y Vicentico Valdés. Celia Cruz grabó en 1955 una contestación a esta canción, compuesta por Laíto Sureda. La guarachera de Cuba pegó Juancito Trucupey, también de Kalaff.
Aunque me cueste la vida ha sido grabada por grandes exponentes de la canción popular latinoamericana como Pedro Infante, Pedro Vargas, Amalia Mendoza, los tríos Los Panchos y La Rosa, José Luis Rodríguez,  Virginia López,  Luis Vásquez y Sonia Silvestre, y las nuevas generaciones  aprecian el talento de Kalaff al escuchar frecuentemente  Aunque me cueste la vida en espacios de  varias emisoras especializadas en la difusión de música vieja.
Premios
En el año 1996 el presidente Leonel Fernández lo condecoró con la Orden al Mérito de Duarte, Sánchez y Mella, en el grado de Caballero. Cuatro años más tarde el Senado de la República lo declaró "Artista Meritísimo".

Discografía[editar]
Los Reyes del Merengue (1958)
Merengue Boogaloo (1960)
Mi Palito de Oro (1960)
Bailemos Merengue (1960)
El Merengue Soy Yo Vol. 2 (1960)
Merengues Vol. 1 (1960)
El Rey del Merengue (1962)
Las Vacaciones (1965)
El Rey de los Reyes del Merengue (1965)
Ella Tiene Su Clientela Vol. 3 (1966)
Merengues Sabrosos (1967)
La Hija y la Mamá (1967)
Fuego a la Lata (1969)
Joyas de Merengues (1969)
Merengue! (1970)
Y los Pobres Ahí (1970)
Aquí Hay Un Chivo (1972)
Merengues (con Joseito Mateo) (1979)
Puro Oro (1979)
Algo Nuevo (1980)
Merengues (1998)
Enredao de Nuevo
Llegó a incursionar en géneros como el merengue, mangulina, salve, carabiné y bolero, entre otros. Fue el primero en llevar la mangulina a la radio.

Llegó a componer casi dos mil canciones, muchas de ellas interpretadas por cantantes dominicanos como Alberto Beltrán y Fernando Villalona. También cantantes de otras nacionalidades han interpretado canciones de Kalaff, por ejemplo Julio Iglesias y Rafa Galindo, entre otros.
En el año 1996 el presidente Leonel Fernández lo condecoró con la Orden al Mérito de Duarte, Sánchez y Mella, en el grado de Caballero. Cuatro años más tarde el Senado de la República lo declaró "Artista Meritísimo".

Murió el 2 de julio de 2010. Víctima de un cáncer que lo mantuvo varios meses bajo cuidado médico,



Tomado de:
https://es.wikipedia.org/wiki/Luis_Kalaff
http://elnacional.com.do/narran-anecdota-luna-de-miel-cantante-lope-balaguer-y-flor-de-oro-trujillo/

miércoles, 1 de marzo de 2017

Otto Morales Efres

Otto Morales Efres nació  el 23 de mayo de 1945, en Santiago de los Caballeros hijo de Aquiles Morales y Noris Livia Efres, maestra. La familia se trasladó a Santo Domingo y Aquiles trabajó como dependiente de la desaparecida Puerta del Sol que estaba en El Conde.
A Otto lo inscribieron en la escuela Argentina, donde inició estudios secundarios que no concluyó porque el Consejo de Estado lo deportó en 1962. “Entendía que había que salir de esos estudiantes que se habían constituido en un problema incendiando la ciudad todos los días”.

Fue desterrado hacia México mientras los dirigentes del MPD eran encarcelados y otros enviados a París.

Allí concluyó su bachillerato y tomó cursos técnicos. Al mismo tiempo recibió formación política de un dirigente comunista mexicano y del dominicano Pericles Franco Ornes, quien luego se fue a Cuba, donde ya estaba Otto.

A esa antilla se habían trasladado desde Francia Máximo López Molina, Ilander Selig, Gustavo Ricart, Parmenio Erickson, Arsenio Ortiz y Monchín. El reencuentro con los izquierdistas motivó a Morales a ingresar al MPD en Cuba, lo que califican como un gran salto en su preparación política, militar, doctrinaria. Además trabajó como voluntario picador de caña y recogedor de café.

Regresó a finales del Gobierno de Juan Bosch, en 1963, y fue recibido por José Ramírez Conde (Condesito), el dirigente más importante que tenía el MPD en ese momento.

“Otto fue estructurando una maquinaria militar, a partir de 1964, con los amigos que había dejado cuando lo deportaron y asistió a Ramírez Conde en todo el engranaje de inteligencia, contrainteligencia, estruendo”, significan.

Ayudó al sector femenino de la agrupación en la defensa de los presos políticos, hizo contacto con los sindicatos y organizó sucesivas huelgas como forma de presión “alegrándose cuando el grupo de los no deportados salió de nuevo al ruedo político. Ahí comienza la historia conjunta de Otto y los que salimos sueltos: Maximiliano Gómez, Jorge Puello Soriano (El Men) y yo”, narra Pinedo.

Otto también pasaba tiempo en la casa de Monchín, porque se había enamorado de su hermana Miriam, a quien conquistó pese al desacuerdo de su padre. Se casaron en plena guerra, en agosto de 1965. Procrearon dos hijos: Yuri Van Troi y Otto Stalin.

Pese al llanto incontenido de René y Zunilda al narrar el siniestro final del revolucionario, hay lugar para recordarlo jovial, solidario, sociable, apuesto, de ojos marrones claros, atlético, vigoroso, bien parecido, amante de los niños, juguetón.

El hogar de los Sánchez tanto en la Juan Isidro Pérez como en la José Contreras era frecuentado por Otto, Amín Abel Hasbún, Moisés Blanco Genao, Henry Segarra y otros.

Estuvo entre los organizadores del secuestro que selló su asesinato violento, despiadado, el 16 de julio de 1970., a raíz del secuestro del agregado militar de la embajada de Estados Unidos en el país, coronel Donald J. Crowley, se reunieron en su casa a pasar balance sobre el hecho “todos los que participaron en la planificación” y cita a Rafael (Fafa) Taveras, Amín Abel, Héctor Ortiz y Otto. 

Zunilda cuenta que el día de la muerte de Otto llegó de su trabajo cerca de las 2:00 de la tarde, del 16 de julio de 1970,  y lo encontró jugando con sus hijos Luis René y Ernesto.

Pero a los pocos minutos “sentí muchas voces, carros, y por la ventana de mi cuarto vi un camión de Operaciones Especiales con un sinnúmero de militares con armas largas”. René lo dejó en la vivienda después de almorzar y apenas empezó su cátedra le interrumpió Radhamés Abreu, dirigente de la Federación de Estudiantes Dominicanos (FED) para decirle: “¡Profesor, pasó algo malo en su casa!”.
La residencia fue rodeada en horas de la tarde por un contingente policial encabezado por el propio Jefe de la Policía Nacional Osiris Perdomo, quien mediante un megáfono instó para que se entregara al Secretario general del Movimiento Popular Dominicano (MPD) para ese entonces, quien obtemperó al pedido del militar, luego de que se hicieran varios disparos contra la residencia.

Otto Morales, un revolucionario con verdadero sentimiento humano, prefirió entregarse a una muerte segura y no poner en peligro a la buena familia que solidariamente le brindó techo y alimento durante los días de clandestinidad.

Zunilda Muñoz de Sánchez, en cuya presencia ametrallaron a Otto después de haberle servido de escudo protector en la entrega pacífica que violentaron sus verdugos, un contingente policial inconcebible para eliminar a un revolucionario esposado.

Luego de ser hecho prisionero fue introducido en un carro patrullero y, dentro del vehículo, en la presencia de los ciudadanos que observaban el acontecimiento fue vilmente fusilado, siendo presuntamente el primero en disparar el propio General Elio Osiris Perdomo, quien años después murió aplastado por una patana cargada de cemento en el trayecto Azua-San Juan en donde comandaba la tercera Brigada del Ejército Nacional.


Diez disparo impactaron el cuerpo de este mártir revolucionario.


Otto Morales ingresó a la lucha revolucionaria clandestina a la edad de 16 años, y su muerte violenta se produjo a los 26 años. Al momento de su muerte era el Secretario General del Movimiento Popular Dominicano.

Tomado de: http://hoy.com.do/otto-morales-una-vida-de-lucha/
http://www.barrigaverde.net/?q=node/11795